El autogol de la chamaqueada


El autogol de la chamaqueada

Por David Parra

La palabra “Kidding” significa en el idioma de Shakespeare, en su más pura acepción, “chamaquear”. Es este un terminajo muy recurrido por los angloparlantes para decir “me estás chamaqueando” (you’re kidding me) y en totonacland se popularizó a partir de una expresión del ahora “ruco verde”, Emilio González, a quien le exhibieran sus propios Ahumadas en medio de un soborno más grande que el de Bejarano, pero que sin mayores apuros le dejaran impune todos y ninguno, quedando de este ilustrativo y políglota affaire de dos millones de dólares, la pura frasecilla para la posteridad.

Aquí es donde les pregunto: ¿Acaso una chamaqueada no puede ser producto de un autogol? Claro. De qué mejor manera explicar el chanfle de boomerang que el mejor alcalde de México para la Fenamm y el mundo (hasta entonces yo creía que era el cuahu), Manuel Ignacio “Maloro” Acosta, se auto recetara con una declaracioncilla que pareciera ofensiva, pero no lo fue, contra las personas con preferencias sexuales no ortodoxas, quien, respecto de la iniciativa que presentara de manera ciertamente políticamente anacrónica y con un somnoliento buen grado de desgano, que no pasada de moda, la semana pasada el PRD en el Congreso Local respecto de los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Si el asunto era irrelevante legislativamente hablando, la opinión del máximo exponente de los munícipes del PRI en México y América Latina le dio tal vida que hasta el PRD pareció despertar en voz de sus personeros locales, incluso del chucho tragabalas, el cual hacia buen rato no daba dos renglones de tinta para recordar su existencia en estas socavadas tierras donde las ambulancias vuelan y caen en un hoyo.

Para los pacientes y hasta cierto punto resignados grupos promotores de la tercera vía y sus bifurcaciones, la comunidad LGBTT etc. sonorense, cayó como salvado para el cochi puesto que queriendo acomodar las cosas, como cuando el Inge Bours dijera que dormía como bebé o el memo Padrés invocara a los sonorenses bien nacidos, acá es Guaymas dijeron pa luego es pronto y sobre el regañado munícipe sin escalas.

Iglesias, cantinas, taxis, Ubers, escuelas y esquinas por igual llegamos al debate y el consenso fue unísono: se salió el Malorito, déjenlo trabajar, gritó una carraspeada voz entre femenina y anciana de entre la muchedumbre, y caput, a otra cosa mariposita.

En síntesis, se entiende que el Maloro no quiso echarle pex a los de la comunity LGBTTetc., sino a los del PRD; eso lo entiende cualquier profano, como el que acá dislata, en el arte de las patadas por debajo de la mesa y la manita de cochi llorón, pero quien le manda opinar así, disparatada, inoportuna e irreflexivamente.

Por parte de los perredistas solo hay que apuntar que la reciente visita de una de sus legisladoras federales les dejó por herencia presentar esa iniciativa ¡¡¡anacrónica, inoportuna Malorito!!!, y con muy pocas posibilidades de prosperar en una entidad, como dice mi compa JC, donde el PRI, el PAN, el PRD, el MC y hasta MORENA, incluido nuestro super Alcalde, son abierta, simple y llanamente conservadores.

Ya cuando el Gilberto Gutiérrez vino de bombero a querer corregirle la plana al kidnumberone rogándole al señor que los votos de la comunidad LGBTTetc. que tanto trabajo le está costando atraer #palaqueviene luego de la cruel y despiadada negativa que los ingratos y desobedientes legisladores federales le dieran al señor Presidente Peña en este tema, el daño estaba hecho, pero aun así el popular chanate (¿güero? nom) fijo postura y dijo que esa no era la opinión del PRI y ahí me di cuenta cuan misteriosos son los caminos de estos señores.

Para cerrar el pico, hay que decir que el tema terminó en los terrenos de lo mediático y las redes sociales para quedar donde mismo, sin mayor aporte que el riudajo, en una región del país donde aún no existe el consenso para que los ciudadanos sonorenses “bien nacidos” reconozcamos, aunque no estemos de acuerdo con “la moda” como dijera un pajarito venezolano, de ver señores o señoras besando a señores o señoras respectivamente.

Los derechos humanos deben ser universales y nos guste o no debemos entender algún día que existe una diversidad más allá de nuestra ortodoxia que, “sin embargo se mueve” y sus derechos civiles deber ser reconocidos e inalienables en estricto apego a derecho civil.

Total, al final de día sus votos en el presente y en el futuro van a contar y difícilmente en la buchaca de sus detractores y embaucadores de siempre. Estas y otras acciones les llevaran eventualmente a organizarse y llegar a donde otros han llegado a lo cual, pues tienen derecho, así te disguste.

bytheway

Grata sorpresa la plática que sostuviéramos en días recientes en nuestro mesón de Los Grillos con Iván Jaimes, actual Secretario de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Estatal; todo un león rasurado con quien tuvimos el agrado de platicar en torno al tema que le ocupa como director del tráfico legal en toda la actividad del entramado institucional de Sonora.

Centrado en las claras definiciones de las competencias, Jaimes delimita los alcances de los principales temas locales y federales sin dejar de lado las implicaciones de carácter político que les acompañan como es el caso de los dos tubos emproblemados de Sonora, el del gas y el del agua, los cuales descansan en la competencia federal, al igual que el tema de la contaminación del Río sonora, pero que obligan al estado a actuar en diversas dimensiones, a pesar de ello, como distensor y buen componedor.

En lo local reflexiona sobre la necesidad de eficientar el gasto y el presupuesto, así como sobre la implantación de un sistema propio para el control y administración total de los expedientes jurídicos con el cual se concentra toda la acción legal del estado.

Ciertamente, Iván trae tablas en lo suyo y así nos quedó claro, con lo que luego de cumplir con el tiempo de residencia en el estado, este nuevo sonorense tiene sus derechos civiles al día para lo que se ofrezca. No lo pierda usted de vista.

La ventaneada al actual Procurador General de la República, Raúl Cervantes, por parte de Claudio X González desde su organización “mexicanos contra la corrupción”, pareciera una jugada de gangsters que aparentemente busca ponerle freno al mismísimo primer tenochca antes que se decida a ir por más.

Socios padre e hijo X en el pasado reciente del actual régimen, pareciera le pelan los dientes -literal- ni más ni menos que a Peña Nieto, blandiendo como escudo antibalas al grupo de mayor influencia económica en el país, comandado por el padre del fiscal anticorrupción “legítimo” quien, si bien aún no ha tomado Reforma, va que vuela para tomar protesta como candidato independiente a la bigone, según ha trascendido, con el respaldo de este grupo y la bendición de su señor padre.

Luego entonces, la oportuna ventaneada del Ferrari colorado en el juego de vencidas con clavos donde hasta el New York Times actúa como defensor de Mr. X es una muestra que también la banderita de mexicanos contra la corrupción es una herramienta, no un fin o un propósito, como en los demás casos donde pululan estos “comedidos defensores” del interés público. Dará para más.

Agradezco your comments en columna.percepcion@gma

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.