México de pie.


Diálogo

David Figueroa

México de pie.

 

La imagen que ha dado la vuelta al mundo de nuestra bandera ondeando sobre lo más alto de  los escombros del Ayuntamiento de Juchitán de Zaragoza Oaxaca, retrata la grandeza de espíritu que poseemos los mexicanos ante la adversidad.

 

Fue Don Ángel Sánchez poblador de Juchitán quien se dirigió a los escombros, levanto la bandera, la sacudió y la puso en una varilla obtenida de las ruinas de lo que fue el Palacio Municipal y sin meditar mucho, con serenidad empezó a acomodar la bandera a esa “Asta” improvisada, nuestra bandera se quedó ondeando por encima de aquellos escombros, enmarcando la situación, diciendo como es exactamente el espíritu de los mexicanos.

 

“El Pueblo no puede ponerse de rodillas ante nada, ni tampoco dejarse caer” asevera Don Ángel….

 

México se levanta porque los mexicanos estamos hechos con nobleza y con un espíritu que a pesar de todo, no se doblega a la tragedia.

 

Hoy Oaxaca y Chiapas principalmente sufren los estragos de este sismo, noventa y cinco personas han perdido la vida, doce mil viviendas afectas y cerca de un millón quinientas mil personas fueron afectadas.

 

Esto nos hizo recordar lo sucedido en 1985 con aquella noticia que causaba un shock en las emociones de toda una nación, paralizados con el miedo y la incertidumbre por las afectaciones en las familias de los residentes de la ciudad más grande del mundo que yacía casi destruida, las noticias llegaban como gotero por televisión y radio, algunas televisoras improvisando para trasmitir los noticieros porque hasta estas empresas se vieron afectadas en sus instalaciones.

 

Hay historias muy fuertes, historias que llenan de orgullo patriótico y humano por la manera en la que una sociedad lucho por levantarse de tan grande tragedia, la prioridad, rescatar sobrevivientes, rescatar los restos de una sociedad que había caído ante ese fenómeno natural tan implacable.

 

Son muchas las historias las que, sin duda, están en el corazón de los mexicanos, sin embargo hoy quiero traer no solo el recuerdo de aquel terremoto del 85 si no lo que en este tiempo nos ha tocado ser testigos, algunos le llaman el terremoto del siglo; el mayor movimiento telúrico que haya tenido registro los institutos sismológicos no solo de México; sino de otras naciones en los últimos cien años.

 

Con una intensidad en de 8.2 en escala de Richter el temblor afectó principalmente a la zona centro del país, no solo las placas tectónicas fueron removidas sino los corazones de miles de Mexicanos, los recuerdos vinieron a las mentes de los ciudadanos de la CDMX, el pánico, el susto, el miedo se dejó sentir junto con los movimientos de la tierra, los ruidos de las estructuras apunto de ceder, los ruidos inexplicables que se escuchan en un terremoto tan fuerte, aturdieron a los mexicanos, se movían muchas cosas pero no el espíritu.

 

Fui testigo de este temblor pues me tocó presenciarlo en la CDMX y pude ver el México de hoy, ese México que a pesar de todas las cosas que nos están pasando, que tienen a una nación en convulsión, respondió de una manera ejemplar, ya no hay desorden o inconsciencia, hay  toda una cultura ante estas contingencias.

 

En esta ocasión no solo se puede hablar de tragedia, sino de civilidad, de evolución del pensamiento de los mexicanos, todo un esquema de prevención, de alertas con perfecta sincronía para avisar a la ciudadanía de los peligros naturales que se enfrentan, los ciudadanos, bajando escaleras con susto y angustia pero con orden, miles de ciudadanos saliendo a reunirse en esas zonas señaladas con recuadros verdes llamados “puntos de reunión”, todo en una tensa calma y en un ambiente de civilidad.

 

Hoy México está de pie, gracias a la lección aprendida del 85, ese México que se supera y aprende de sus errores, es el México que millones de mexicanos anhelamos ver en otros órdenes de nuestra vida Pública.

 

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y  en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.