Sonora no tan Ciudadana


Sonora no tan Ciudadana

El reino de los sátrapas (Mensajes)

Gilberto “el mensajero” Armenta

 

Guillermo Noriega Esparza fundó Sonora Ciudadana en el 2005. La lucha por la transparencia era su objetivo. Nadie más lo hacía en Sonora y eso lo fue llevando por un laberinto de oportunidades.

 

Acercamiento con políticos de los tres niveles, empresarios de diferentes alturas, organismos no gubernamentales, especialistas en el tema, catedráticos y militantes de partidos políticos formaron su agenda diaria.

 

Pero con el paso del tiempo, los grupos internacionales que ven la política de países ajenos al suyo como un nicho para el control de la información y del poder que representa, obtuvieron citas preferenciales en esa agenda.

 

Y la enorme cantidad de recursos que se acordaron en las mismas es impresionante.

 

Hasta ahí, todo transcurría de manera normal y sin sobresaltos, hasta que una de tantas agrupaciones internacionales exigió un cambio en la presidencia de Sonora Ciudadana, como condición para que el recurso de apoyo circulara.

 

Ahí entra Leticia Cuesta Madrigal en escena, y suple a Guillermo Noriega Esparza quien encuentra la manera de mantenerse mediáticamente vigente.

 

Y la mejor oportunidad para eso fue la creación del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA) que, para su correcto funcionamiento, debía incluir un Comité de Participación Ciudadana que, a su vez debía ser escogido por un comité seleccionador muy especial.

 

En ese comité seleccionador Guillermo Noriega Esparza y Leticia Cuesta Madrigal apostaron todo su capital con Sonora Ciudadana.

 

La apuesta no era a corto plazo, sino a mediano y largo plazo. Mire usted:

 

En el SEA van a confluir todas las líneas de información que usted se pueda imaginar. Gastos operativos, declaraciones patrimoniales, licitaciones, costos de obras, presupuestos y sus aplicaciones, curriculum personales, resultados y carpetas de investigaciones, compras y ventas, asignaciones de bienes inmuebles y el inventario de los mismos, direcciones domiciliarias, cuentas bancarias, reportes de transferencias y transacciones, contratación y liquidación de personal, fondos de inversión y pensiones, reporte de pasivos y cuentas por cobrar, controles de Recursos Humanos, páginas de contabilidad, inicio y terminación de obras, proyectos de presupuestos y la lista sigue.

 

Y quienes habrán de engrosar esa información son el Gobierno Estatal y los 72 municipios con todas sus dependencias incluyendo a las de Hacienda, el Instituto Sonorense de Transparencia y Acceso a la Información, el Instituto Estatal Electoral, el Congreso del Estado, la Contraloría del Estado y las municipales, La Fiscalía General y la Anticorrupción incluyendo a la de Delitos Electorales, tribunales electorales y de justicia, partidos políticos, y todo aquel ente que deba pasar por los filtros anti corrupción.

 

¿Dimensiona usted el poder del SEA? Pues el Comité de Participación Ciudadana (CPC) tendrá acceso a toda esa información, y por eso Guillermo Noriega y Leticia Cuesta pretendían el control del mismo.

 

Para conseguirlo, debían primero infiltrar a los suyos, a quienes tuvieran relación con Sonora Ciudadana y no lo consiguieron. Eso fue la causa de la renuncia - aun no oficializada – de Leticia Cuesta al comité seleccionador.

 

Luego, agruparon a Javier Robles, Rosendo Arrayales, Alfonso López Villa y Leonor Santos para llevarlos a un amparo en contra del proceso de designación de los que ya conforman el Comité de Participación Ciudadana, y que antes de que culmine octubre estarán tomando protesta como tal.

 

En términos jurídicos, no es más que una burda intentona por descalificar al propio Sistema Estatal Anticorrupción que integraran Aldo Padilla, del Tribunal de Justicia Administrativa; el contralor Miguel Ángel Murillo; el presidente del Poder Judicial Francisco Gutiérrez; Arely López Navarro, titular del ISTAI; Odracir Espinoza, Fiscal Anticorrupción, y el presidente del CPC, Alberto Hazz.

 

Al aire quedan varias preguntas que se irán desdoblando en días próximos:

 

¿Sigue Guillermo Noriega Esparza cobrando en Sonora Ciudadana? Si es así ¿Cuánto cobra y quien le firma esos cheques?

¿A cuánto asciende el monto de apoyo internacional que Leticia Cuesta administra? ¿Es verdad que quien controla ese apoyo es realmente Guillermo Noriega?

¿Es verdad que Guillermo Noriega y Leticia Cuesta rompieron relaciones o solo fue una estrategia para caminar diferentes rumbos con un mismo destino?

¿Por qué Leticia Cuesta propuso que el comité seleccionador negociara con Luis Serrato Castell los nombramientos del Comité de Participación Ciudadana?

¿Qué papel juega en esta hoguera de vanidades Conrado Quezada, esposo de Leticia Cuesta?

¿Por qué intentaron Guillermo Noriega y Leticia Cuesta integrar el Comité de Participación Ciudadana con liderazgos sociales de dudoso comportamiento, y no con catedráticos capaces?

 

Son muchas preguntas, y poco a poco se irán respondiendo, lo que es un hecho es que la Sonora Ciudadana del memo y la lety, ya no es tan ciudadana.

 

Gracias por la lectura, puede seguirme en @mensajero3t4 y

facebook.com/gilberto.armenta.16

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.