Gran Premio de Brasil, por el mero placer de correr


El Gran Circo ya tiene a sus campeones, tanto de pilotos como de constructores, pero no por ello detendrá su calendario y este fin de semana aterriza en Sao Paulo para la celebración del Gran Premio de Brasil, penúltima fecha de la temporada.
Con Mercedes llevándose la corona de escuderías en Estados Unidos y Lewis Hamilton acrecentando su leyenda en la Ciudad de México una semana después, pilotos y equipos llegan al Autódromo José Carlos Pace para continuar con la actividad de una campaña que resultó más pareja de lo imaginado, gracias a las nuevas regulaciones técnicas que entraron en vigor a partir de este año.
Por ello, se espera que la exhibición en Brasil no sea un flan para el nuevo monarca, el británico Hamilton, sino que sus competidores más cercanos, tanto Sebastian Vettel, de Ferrari, como los pilotos de Red Bull, Max Verstappen y Daniel Ricciardo, seguirán dando pelea.
Puede ayudar que el Gran Premio en Sao Paulo es uno de los más impredecibles en todo el calendario y la historia se ha encargado de validar eso, en gran medida porque las lluvias suelen ser una constante presencia.
Por sólo poner un ejemplo, el del año pasado fue el más largo en la historia de Brasil, con más de tres horas de duración, debido a la torrencial lluvia que se hizo presente antes y durante el desarrollo de la carrera.
En ese Gran Premio de Brasil de 2016 se pudo constatar el talento de Verstappen, quien hizo la maniobra de la carrera no para rebasar a un rival, sino para no estrellarse contra el muro.
Por ello, el joven holandés, ganador de dos carreras este año, la última en México, será una de las figuras a seguir en el José Carlos Pace de cara a lo que podría mostrar la siguiente temporada.De igual forma, para Vettel, que no bajó los brazos en los momentos más críticos en el Hermanos Rodríguez hace menos de dos semanas, la de Brasil podría representar una revancha importante y así cerrar con mayor decoro el año.
Y así como en 2016, este Gran Premio de Brasil tendrá una carga emotiva, gracias al mismo personaje de un año atrás, pues ahora, en definitiva, se tratará de la última carrera que Felipe Massa disputará en su país como piloto de Fórmula Uno, con la incógnita de quién ocupará su asiento en Williams el año entrante aun está en el aire.
Aún y con que no se juega nada, no hay lugar a dudas que el Gran Premio de Brasil es uno de los eventos favoritos del año por su espectacularidad y por el ambiente que se vive en Sao Paulo.
El circuito
El Autódromo José Carlos Pace, o Circuito de Interlagos, ha sufrido diversas modificaciones a lo largo de su historia, que lo han convertido en un trazado menos desafiante desde su origen, sin embargo, con la combinación de las lluvias puede ser un auténtico dolor de cabeza para los pilotos.
Sin dudas se esperan vueltas rápidas por el trazado que tiene un cambio importante de altura desde la recta y que es precedido por dos sectores bastante rápidos, en los que cuenta mucho la habilidad del piloto.

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.