Hartazgo social, clave para la derrota 

Hartazgo social, clave para la derrota 


CONTRAPESO 


Hartazgo social, clave para la derrota 


Por Jesús Olivas Figueroa 


Hace unos días el candidato a la Presidencia de la República José Antonio Meade tuvo que tragar grueso luego de que un grupo de ciudadanos le vitorearon el nombre de López Obrador en un restaurante de la Ciudad de México.


Aquel momento embarazoso le dejó huellas indelebles al candidato del PRI, le quedó claro que la marca a la que representa no pasa por su mejor momento, y tendrá que navegar contra corriente para zafarse la mala, muy mala gestión de Enrique Peña Nieto. 


Mientras tanto, en Hermosillo se dio otro episodio no grato para otro candidato del PRI, en este caso una usuaria del transporte público sació su sed de hartazgo en contra del sistema político,  el candidato a la Diputación Federal por el Distrito III David Palafox, fue el blanco.


La señora le recordó al candidato que su Partido ha sido un cáncer para la sociedad, que ya están hartos de las mismas prácticas, y aunque quizás Palafox es el menos indicado para recibir esos aspavientos -justificados-, por su chamba en el Congreso, también es cierto que la marca de los Partidos está pisoteada, demacrada, y con una alta dosis de desencanto.


La situación actual es evidente, enojo social generalizado, le tocó a David, pero le pudo tocar a cualquiera, y es que la ciudadanía está curada de espanto y más despierta que nunca, ya no se creen los cuentos de hadas, y mientras los resultados no sean palpables, el descontento seguirá increchendo.


Y eso es solo el principio, cada vez son más los ciudadanos que se animan a decirle sus verdades a los políticos, cada día crece el enojo, mientras los políticos piden el voto en tiempos de campaña, el entorno social sigue inmerso en la mediocridad, los avances no se ven del todo, sobre todo en la economía familiar, que al final del día es lo más importante para el pueblo.


Creo firmemente que si no se buscan mecanismos diferentes para hacer política, los Partidos tenderán a desaparecer, al menos algunos que no aportan absolutamente nada a la democracia.


Está claro que ya se han dado los primeros pasos para desaparecer los recursos del erario que estos reciben, y en ese contexto solo los Organismos que tengan la suficiente estructura para sobrevivir quedarán en la palestra, los demás, la gran mayoría dejarán de ordeñar presupuesto que bien se podría utilizar en programas sociales y en aplicación de políticas públicas que realmente saquen adelante las problemáticas que más nos aquejan.


El electorado está dolido con el PRI nacional, esa gestión de Peña Nieto dejó desahuciado a su Partido, su lamentable gestión ha permeado a nivel nacional, y la derrota de muchos priístas se podría concretar si los candidatos no son capaces de dejar claro que son diferentes a los que habitualmente piden el voto.


El PAN no es diferente, la gente también los recuerda como corruptos, opacos y deshonestos. Y aunque morena corre la

misma suerte, tiene el beneficio de la duda de la mayoría de los votantes por ser relativamente un Organismo Político nuevo. “Que ganen otros”, es el grito desesperado del ciudadano de a pie...


En términos generales la situación que atraviesan los Partidos es triste, su popularidad es endémica, y el próximo 1 de Julio hay dos caminos, o la gente se manifiesta en las casillas para castigarlos, o definitivamente el abstencionismo será un sinónimo de malestar social, ante, “los nunca pasa nada, y todos son iguales”.


Triste la situación democrática por la que atraviesa nuestro país. Los culpables son y serán los políticos que han olvidado legislar políticas públicas en beneficio del pueblo. Aquellos que han preferido engordar sus cuentas bancarias en lugar de beneficiar a los que menos tienen. También todos aquellos que han navegado de puesto en puesto para seguir “mamando” la ubre presupuestal olvidando que son servidores públicos.


Bonito panorama el que tenemos, un hartazgo social que no sabemos dónde terminará. Una sociedad en el suelo, y una clase política enriquecida de manera grosera.


Listo...Dios los bendiga, cuide y proteja.

Cualquier duda, aclaración o crítica, mi correo es jessolfi@gmail.com Twitter @jessolfi_y


Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.