El asesinato de estudiantes y la exigencia de justicia  

El asesinato de estudiantes y la exigencia de justicia  


Diálogo

 

Por David Figueroa O.

 

El asesinato de estudiantes y la exigencia de justicia

 

 

El asesinato de los estudiantes replantea la imperiosa necesidad de contar en México con un auténtico sistema de justicia, efectivo, que realmente ofrezca garantías a los ciudadanos en el uso pleno de sus derechos establecidos en la Constitución.

 

Como padres de familia duele ver que en México unos estudiantes puedan ser asesinados de forma tan cobarde, artera, que sus vidas acaben de la peor manera, desintegrados en ácido, por criminales que no tuvieron compasión.

 

Los hechos donde los jóvenes Javier Salomón Aceves Gastélum, Jesús Daniel Díaz García y Marco García Ávalos, los tres estudiantes de cine secuestrados, fueron asesinados y disueltos en ácido sulfúrico, generaron un sentimiento de malestar nacional.

 

La terrible historia ocurrida en Jalisco conmocionó al mundo con la publicación en los medios nacionales e internacionales.

Enterarnos de la tragedia provoca indignación e impotencia y surge una serie de interrogantes que lleva a reflexionar sobre la triste realidad que vive México, hasta dónde llega el grado de impunidad en el País, de la deformación social y de la falta de valores.

 

Y nos preguntamos sobre la situación que enfrentamos como mexicanos al extremo de que unos estudiantes sean asesinados en forma vil, sin defensa alguna, ¿Qué garantías tenemos como ciudadanos? ¿Qué nos espera al vivir en un País donde no hay respeto por las leyes ni la justicia?

 

Es impensable el porqué del artero crimen que sumó a los mexicanos en un sentir en el que expresamos la solidaridad total hacia los familiares de las víctimas, que deriva en una condena social y en la exigencia de justicia a través del hashtag #NoSonTresSomosTodxs.

 

De los acontecimientos ya estamos enterados:

 

La Fiscalía General del Estado de Jalisco, a través de su titular, Raúl Sánchez Jiménez, informó que los jóvenes fueron víctimas de criminales al ser confundidos en medio de una guerra entre cárteles.

 

Después de un mes de secuestrados, los indicios recabados en las investigaciones hacen inferir que a los jóvenes los mataron y sus cuerpos disueltos en ácido sulfúrico.

 

De los responsables hay sólo dos detenidos, quienes recibieron dos años de prisión preventiva, pero hay ocho personas más involucradas con el crimen que todavía están libres.

 

 

La tristeza expresada en redes sociales por familiares de las víctimas la hacemos nuestra y manifestamos el rechazo a esos actos de barbarie.

 

Pero además de la condena social, los lamentables hechos nos llevan a determinar que lo que México requiere es que haya un verdadero sistema de justicia, efectivo, que realmente ofrezca garantías a todos como ciudadanos, de la protección que deben brindar las autoridades.

 

¡Hoy existe un clamor generalizado de una verdadera justicia!

 

 

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y  en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.