La inseguridad afecta todos los sectores


La inseguridad afecta todos los sectores

 

No todo es aplicar penas carcelarias más duras, sino también atender los orígenes de la delincuencia de tal suerte que a la par de las acciones policíacas es importante implementar programas de empleo, incremento en las matrículas escolares, y sobre todo prevenir las oportunidades de delinquir.

 

Se deben buscar acciones preventivas, esas que no se realizan con patrullas o policías, sino que tienen como instrumento la educación y el trabajo. De otra forma las cárceles no se darán abasto, el costo de los inquilinos de los CERESOS impactará en la economía aún más que las pensiones de los jubilados y, ese no es el único camino, el asunto de la inseguridad afecta todos los sectores.

 

Con decisión y criterio se debe aplicar el bando de policía y gobierno, la autoridad no debe tener temor de ser tachada de represiva, se debe proceder con energía pero con medida, en el renglón de seguridad pública que a todos nos afecta, que se aplique el recurso de restricción de horario para los jóvenes, no es posible que su pertenencia en la vía pública sea hasta que “el cuerpo aguante.”

 

Especialistas en criminología, directivos de organizaciones, encargados de atención a los jóvenes y autoridades de los tres órdenes de gobierno advierten, que es grave la proliferación de pandillas que afectan la seguridad pública. Los programas bien intencionados de las diversas instituciones involucradas resultan insuficientes para atender la problemática que representa mal-vivencia.

 

Diariamente son publicadas en la presa local noticias de hechos desagradables que mantienen en zozobra a las comunidades urbanas y rurales. Cavilosos caminan los ciudadanos por las calles, pensando que de un momento a otro podrían ser asaltados por los pandilleros, cuyo número actualmente supera a la cantidad de elementos policíacos, quienes mientras vigilan algunos sectores de la ciudad, en otros se están cometiendo ilícitos.

 

En los tiempos actuales, es necesario fortalecer los valores humanos, éticos o morales, mismos que se han venido deteriorando debido a la influencia ejercida por diversos factores de la modernidad, como son los programas nocivos de la televisión, las modas extravagantes, adicciones a las drogas, alcohol, prostitución y demás, los valores humanos son muchos y éstos deben ser inculcados desde la niñez, lo que le enseñara a discernir la diferencia existente de las cosas que le darán satisfacción y las que le habrán de causar problemas, inconcebible detener a personas drogadas que andan armadas y ser condescendientes con ellos, motivado en que se puedan violar sus Derechos Humanos.  

 

 Se carece totalmente de una seguridad eficiente, no se da seguimiento ni se ejecutan  programas que cambien la imagen y el actuar de las corporaciones policíacas, nada novedoso en cuanto a su preparación operativa, no consideran que la vigilancia urbana, los patrullajes y recorridos a pie tierra o infantería  (policía de punto)  es el alma y la reina de las corporaciones.

 

Las operaciones en la vía pública, centros nocturnos y antros de vicio, así como revisión de documentos de vehículos sospechosos de robo y conductores de los mismos, además la seguridad de las diferentes empresas e instituciones bancarias a la cual tienen derecho, se deberán programar mediante un procedimiento sistemático de operaciones, con lo anterior se verían novedosos y efectivos resultados.

 

Entendamos que hay problemas fuertes de violencia en nuestra ciudad, estamos viviendo en una sociedad muy agresiva que merece la atención inmediata de las fuerzas policíacas, pero la tranquilidad y derecho a que tiene el ser humano para descansar también es prioritaria se debe dejar de ver estos desórdenes como problemas menores, no como simples actos de diversión de la juventud.

 

“Nada debe tener prioridad por encima de la Justicia, de su procuración y de su impartición, apoyada ésta por una organización policial ordenada, honesta y eficiente. Si no lo hacemos así, todo lo que se prepare, planee y construya será inútil, ya que no es posible vivir y convivir con una sociedad en la que el crimen se enseñorea.”

 

 

Roberto Fleischer Haro 

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora. Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.