Los futuros mandos


Los futuros mandos

 

Actualmente se carece totalmente de una prevención y una seguridad eficiente, no se da seguimiento ni se ejecutan programas que cambien la imagen y el actuar de las corporaciones policíacas.


Nada novedoso en cuanto a su preparación operativa, no consideran que la vigilancia urbana, los patrullajes y recorridos a píe tierra o infantería (policía de punto) es el alma y la reina de las corporaciones.


Las operaciones en la vía pública, centros nocturnos, antros de vicio, prostitución, así como revisión de cédula de identificación personal (cacheo) y a conductores de vehículos sospechosos de robo y documentación de los mismos.


Las Instituciones Bancarias cuentan con una partida específica en la comisión nacional bancaria para su seguridad, y auxiliando la policía urbana se deberá programar mediante un procedimiento sistemático de operaciones (P.S.O.) en coordinación con las Empresas Privadas de Seguridad con el fin de dar mayor cobertura a la prevención del delito, con lo anterior se verían novedosos y efectivos resultados.


Entendamos que hay problemas fuertes de rudeza en nuestra ciudad, estamos viviendo en una sociedad muy violenta que merece la atención inmediata de las fuerzas policíacas.


“Nada debe tener prioridad por encima de la Justicia, de su procuración y de su impartición, apoyada ésta por una organización policial ordenada, honesta y eficiente.

 

“En la ciudad no se requieren aparatos policíacos represivos, se requiere que estén del lado del ciudadano protegiendo sus derechos y sus garantías”.


Por lo anterior, el ejercicio de la autoridad debe ser con entrega plena, sin titubeos, inteligente, certero, es decir, sin desviación alguna que demerite el desempeño de tan importante responsabilidad.


Sugiero que bajo ninguna circunstancia se permita que los miembros de los cuerpos de seguridad abusen de la autoridad que el Estado y el Municipio les otorga, al confiarles una muy importante tarea de Gobierno.


Para que los ciudadanos que se vean agraviados por conductas antisociales tengan confianza en ellos y así se acabe la vieja creencia de que todo en esta área, es corrupción.


Pero también deberán actuar con absoluta transparencia, desterrando vicios del pasado y consolidando la confianza de la sociedad en las corporaciones policíacas.


Pero recuerden que la desatención, la prepotencia, el atropello y la arbitrariedad en el ejercicio de sus funciones, son sancionados y combatidos.

 

El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen.


Roberto Fleischer Haro  

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583

e- Mail robertf.haro@hotmail.com

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.