Policía de sólidos principios éticos


Policía de sólidos principios éticos

 

 

Mientras la sociedad no tenga de su lado a policías e instituciones, “no tiene manera de ganar la batalla” contra la inseguridad. Si un policía o mando está coludido con los criminales, hace tres o cuatro veces más daño que un delincuente común motivado en que cuenta con todo el equipo de trabajo al servicio de los criminales.

No podemos permitir que anden impunes en las carreteras o en las calles, en sus camionetas, hostigando y molestando a la gente, que se asienten en algún lugar sin que nadie les diga nada, porque sabemos que al rato empiezan a secuestrar y extorsionar. Indicó que la estrategia de seguridad tiene que ver con reconstruir y fortalecer las instituciones particularmente las policiacas y los Ministerios Públicos.

Hay la necesidad de depurar los cuerpos policíacos para evitar que estén coludidos con los delincuentes.

At´n. Comité de Seguridad Pública del Estado, lo que los ciudadanos requerimos.

“El nuevo perfil del policía debe ser un servidor público con presentación correcta, que refleje valores tales como rectitud, integridad, eficiencia, seguridad y confianza; con un nivel cultural adecuado, cuya formación académica le permita entender los problemas de la comunidad; con destrezas específicas que lo habiliten en el manejo de su equipo de trabajo, diferentes  medios y técnicas; pero fundamentalmente interesa formar un policía de sólidos principios éticos, poseedor de una clara conciencia de responsabilidad como servidor público, recto e imparcial en sus determinaciones y con un alto concepto del honor y la lealtad”.

 

Es importante reconocer y recalcar “Que el policía al andar a la zaga de las sombras, en callejones obscuros y exponiendo la vida a cada momento, no es divertido, como tampoco lo es mirar a los compañeros desangrarse hasta morir en el cumplimiento de su deber”.

 

Al  policía  desde el momento mismo en que se le fija un emblema o una placa, se somete a sí mismo a todos los riesgos y desesperanzas y muchas veces a los calumniosos e injustos apodos, con los que el oficial compulsar de la Ley se enfrenta todos los días.

 

Pero también, urge la acción eficaz del aparato gubernamental para instrumentación de mecanismos que permitan garantizar un esquema de seguridad pública y una procuración de justicia pronta, expedita, apegada a Derecho y con irrestricto respeto a los derechos humanos.

 

Las líneas de acción de los planes estatales de desarrollo, tomando como punto de partida la problemática real, con la participación activa de los sectores social, económico, político, cultural y académico, así como el esfuerzo conjunto y coordinado entre las entidades municipales, denotando unidad y congruencia en las estructuras gubernamentales.

 

Si bien es cierto que la situación actual de crecimiento de los índices delictivos obedece a un fenómeno que se viene arrastrando desde hace mucho tiempo, también lo es que se hace indispensable la coordinación con los tres niveles de gobierno, así como la participación de la sociedad en el quehacer político.

 

La sociedad exige, que se combata el robo en todas sus modalidades ya que representa la mayor tasa de incidencia, al igual que las lesiones que son delitos oficiosos, el narco menudeo (corrupción de menores) ya que la problemática delictiva se caracteriza por su acontecimiento de alto impacto y coyuntura social, así como la decisiva influencia de los medios de comunicación.

 

En este rubro destacan delitos como privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro, homicidios y delitos sexuales, que por sus características y naturaleza misma, indican en sus actores intelectuales y materiales, una carencia absoluta de valores que los lleva a transgredir las normas elementales de convivencia y ofenden la moral y ética social, disminuyendo la dignidad de sus víctimas a niveles infrahumanos como lo es la violencia intrafamiliar.

 

Es importante mencionar que la información de incidencia delictiva, corresponde a la comisión de un hecho probablemente punible por el simple acto de que se formule una denuncia, con lo que se da inicio a una investigación, llegando a la consignación de solo aquellos casos en los que se acredita el cuerpo del delito y la probable responsabilidad.

 

La seguridad pública requiere de un elemento indispensable y necesario que es la prevención, en cualquier ámbito de la administración, éste es y debe ser el punto de partida si es que en realidad se quiere la confianza.

 

Entonces al hablar de seguridad pública nos tendremos que referir necesariamente a las acciones, para garantizar a sus ciudadanos la seguridad,  tranquilidad y el orden público que se requiere para la convivencia en comunidad, estas ejecuciones son muy variadas.

Roberto Fleischer Haro

Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR 440205H26223583 de fecha 12/19/2000

e- Mail robertf.haro@hotmail.com

 

 

 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Su correo electrónico no será publicado.